.src = ('https:' == document.location.protocol ? 'https://ssl' : 'http://www') + '.google-analytics.com/ga.js'; var s = document.getElementsByTagName('script')[0]; s.parentNode.insertBefore(ga, s); })();

Procedimiento del mes

Trartamiento del
Esófago de Barrett

Actualmente existen dos técnicas efectivas para el tratamiento de esófago de Barrett con displasia de alto grado: la radiofrecuencia y/o mucosectomia.

La radiofrecuencia es un método el cuál consiste en aplicar energía de radiofrecuencia a través de electrodos bajo visión endoscópica con el objetivo de que la mucosa se regenere por células normales y se elimine la mucosa de Barrett y con ello el riesgo de cáncer de esófago.

ver más información

Procedimientos


Centro Médico ABC

Campus Observatorio
Campus Santa Fe
Tel. 5272 49 19 Fax. 5271 92 93
E-mail: contacto@geintegral.org

CUERPO EXTRAÑO


  • Introducción
  • Cuerpos extraños en esófago
  • Cuerpos extraños en estomago
  • Cuerpos extraños en intestino delgado
  • Cuerpos extraños en ano y recto

Los cuerpos extraños más frecuentes en el tubo digestivo son monedas, espinas de pescado, huesos, juguetes de plástico, pilas, alfileres, palillos, restos de alimentos, etc.

El esófago es el sitio más frecuente de obstrucción por ingestión de cuerpos extraños. Cuando se detienen en el esófago lo hacen en el tercio superior pudiendo durar hasta días enclavados.

Los primeros síntomas pueden ser dolor, tos, dificultad respiratoria y salivación. La ausencia de estos síntomas significa que el cuerpo extraño llegó a la cavidad gástrica.

En caso de ingerir un cuerpo extraño, es conveniente realizar valoración endoscópica para identificar lesiones causadas por éste y para su extracción. Es muy importante NO auto medicarse.

Teniendo conocimiento de haber ingerido un cuerpo extraño y con la desaparición o ausencia de síntomas, lo más seguro es que éste se encuentra en el estómago. Si éste no es punzo-cortante o cáustico (baterías o pilas), la conducta es únicamente de vigilancia. En cualquier otra situación, se requiere de una endoscopía para su extracción.

En esta zona requieren mayor vigilancia médica los cuerpos punzantes. Es necesario un control radiológico para observar su avance y valorar extracción endoscópica. Nunca deben administrarse laxantes.

Pueden producir dolor, sensación imperiosa de evacuar sin conseguirlo, lesiones en la mucosa o sangrado. Requiere de valoración endoscópica para definir el manejo. No se deben administrar laxantes o enemas.